miércoles, 17 de octubre de 2012

“Pies Descalzos, la mayor satisfacción de mi vida”: Shakira



Shakira, de 35 años, es una colombiana, ganadora de un premio Grammy, embajadora de Buena Voluntad de Unicef y defensora de la educación. En 1997, fundó la fundación Pies Descalzos que ayuda a más de 6.000 estudiantes con cuatro escuelas en Colombia.
¿Qué hace que usted quiera dar? ¿Los ricos tienen el deber de dar?
Fui testigo de muchos casos de pobreza, de desplazamiento interno y de injusticia y me comprometí desde una edad temprana a que haría todo lo que pudiera para ayudar. Cuando cumplí 18 años y tuve mi primer álbum exitoso, fundé Pies Descalzos. Yo creo que las personas con grandes recursos deben trabajar por un bien mayor, si pueden. Desde el fondo de mi corazón, puedo decir que este trabajo me ha traído la satisfacción más grande de mi vida, posiblemente más que mi carrera artística.
¿Por qué tiene un interés particular en el desarrollo de la primera infancia?
De Gabriel García Márquez aprendí, que la educación debe ser “de la cuna a la tumba”. Así, mientras que toda la educación es una buena inversión, esta tiene una recuperación de la inversión particularmente alta. Los estudios muestran que cada dólar invertido en la educación temprana de los niños regresa 17 dólares en la vida adulta. Es Un buen negocio, ¿no te parece? No me canso de repetir que lo más triste y generador de desigualdad en los países en desarrollo, es que un niño que nazca pobre es probable que muera pobre, porque la educación es vista como un privilegio y no como un derecho.
¿Cómo se puede animar a la gente a donar para a su fundación?
A menudo quedo gratamente sorprendida por lo poco que tenemos que animar a la gente. Cuando se recaudan fondos, compartimos las estadísticas como el número de niños y lo que se está haciendo en nuestras escuelas y el efecto que nuestras escuelas tienen en las comunidades circundantes. Está muy claro - nuestras escuelas producen resultados y mostrar lo que se puede lograr, cuando los niños tienen calidad de la educación, la nutrición y la estimulación, destaca su desempeño.
¿Que es más importante para dar: tiempo o dinero?
Ambos por igual. Pero estoy sorprendida y animada por la forma en que el compromiso de los líderes empresariales a la filantropía personal –ya sea que Warren Buffett, Bill Gates o Alejandro Santo Domingo, (el financiero colombiano-US) – se está extendiendo. Cada uno de nosotros puede hacer una diferencia.
¿Qué puede el sector caritativo aprender del de los negocios, y viceversa?
Michael Porter (Harvard Business profesor) dice que las mejores empresas de hoy tienen una filosofía de “valor compartido”, cuyo objetivo es crear valor y beneficio para las comunidades en las que operan. Creo que esta visión puede generar un cambio radical en nuestras sociedades y crear un mundo más equitativo en América Latina.
¿Es difícil recaudar fondos con la crisis actual? ¿Hacer asociaciones público-privada funciona?
Sí para ambos. Los tiempos son difíciles. Y son los gobiernos esenciales para convertirse y garantizar el derecho a la educación. Pero, son las asociaciones público-privadas una clave para tener en el bolsillo para sacarlas cuando tenemos que llamar la atención del gobierno y a nuestra causa. Créeme, funciona.
¿Cómo se puede asegurar que los fondos y otros recursos se utilizan de manera efectiva?
La transparencia y la buena gestión. Por suerte, cuento con la mejor gente posible en el trabajo y en mis cimientos. Sin embargo, mentiría si dijera que nuestros 6.000 estudiantes han tenido siempre, una vida de color de rosa. Tal vez no todos ellos lo hacen, pero puedo garantizar que todos ellos se convertirán en mejores seres humanos. Para mí, eso es suficiente recompensa.

Fuente: El Heraldo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada